logo escs

Teléfonos

(+54) (2284) 426382 / 430744

Lunes - Viernes

07:30 a 20:00 Hs.
Salud comunitaria del Riñón
Extensión
2016 - SPU - Compromiso Social Universitario
2016 - Compromiso Social Universitario
2015 - 4° Convocatoria de Extensión - UNICEN
Escuela Superior de Ciencias de la Salud
Promoción de la Salud
Este proyecto busca abordar la Salud Renal desde el mejoramiento de la calidad de vida de las personas que viven con Insuficiencia Renal Crónica Terminal y que, para vivir, deben realizar el tratamiento de hemodiálisis.
La hemodiálisis es uno de los tratamientos más invasivos de la medicina actual y consta de suplantar la función renal perdida con una máquina. Esta máquina se conecta al torrente sanguíneo de las personas por medio de dos punciones en el brazo y filtra la sangre completa en un tratamiento periódico que se realiza en un Centro de Salud específico para éste, donde hay salas estériles y bioseguras, con sillones dispuestos a tal fin. Este tratamiento dura entre 4 y 5 horas, se lo debe realizar 3 veces por semana, el tiempo que la persona lo necesite. Es importante mencionar que la Insuficiencia Renal Crónica Terminal es una enfermedad que no tiene cura y la hemodiálisis permite que las personas afectadas tengan chances de llegar a un trasplante de riñón, tratamiento que mejora drásticamente la autonomía y calidad de vida de estos pacientes.
Pero hasta este punto (el acceso a un trasplante), las personas que realizan hemodiálisis atraviesan grandes trastornos físicos y psicológicos derivados de la pérdida de autonomía y vinculaciones sociales. Estos aspectos directamente relacionados con el tiempo que deben pasar haciendo el tratamiento (una persona en diálisis pasa aproximadamente un día entero de la semana en el tratamiento) dentro del Centro de Hemodiálisis y sustraídos de otros entornos sociales como puede ser el trabajo, la escuela, la actividad deportiva u otras actividades que impliquen socialización con Otros y donde los vínculos no estén proyectados desde la enfermedad. En este sentido, este proyecto busca llevar la actividad física adentro de la sala de diálisis, durante el tratamiento mismo, y desde este lugar lograr que las personas destinatarias emprendan actividades saludables para su condición (biopsicosocial) por fuera del Centro de hemodiálisis también. Otro aspecto que atenderemos desde el proyecto es la parte preventiva de las nefropatías, campaña que realizaremos junto con algunos de los pacientes y con el asesoramiento de los médicos nefrólogos del Centro de Diálisis, que constará del diseño y distribución en los centros sanitarios y educativos de folletería con información clara sobre la prevención de enfermedades renales, de qué se trata la hemodiálisis y donde se resalte la importancia de la donación de órganos.
A nivel mundial, existen pocos antecedentes en lo que a práctica física intradiálisis se refiere.
Actualmente países como Alemania, España y Cuba son algunos de los que sostienen este tipo de asistencia como parte del tratamiento de hemodiálisis, pero la cobertura por parte de las obras sociales sigue siendo uno de los temas polémicos. En el país, mencionada práctica de salud es casi inexistente y se remite sólo a programas esporádicos de ejercicios realizados por voluntarios dentro de los centros de hemodiálisis. En la ciudad de Azul, se realizó uno de éstos programas durante 2 años (2010-12), dando excelentes resultados. La profesora de educación física Verónica Assinnato, junto con la nutricionista Elisabeth Claudiaperre iniciaron su experiencia en el centro de hemodiálisis de Azul, contando con el aval de los directores médicos del lugar. El trabajo no pudo continuarse por la falta de recursos, pero desde el voluntariado nuestra iniciativa es retomarlo sumando la participación rotativa de estudiantes de la Escuela Superior de Ciencias de la Salud de Olavarría.
La fundamentación del proyecto presentado por las profesionales antes nombradas es: Numerosos especialistas de todo el mundo destacan que la realización de ejercicios durante una sesión de diálisis no sólo permite incrementar la efectividad de ésta, sino que además mejora la función cardíaca, respiratoria y muscular. Este punto es de suma importancia dado que los episodios cardiovasculares son la principal causa de muerte entre los enfermos renales.
Los pacientes que tienen una alteración renal que requiere diálisis presentan, al mismo tiempo, un riesgo cardiovascular elevado, sin contar que muchos de ellos ya sufren enfermedad cardiovascular. Al mismo tiempo, como consecuencia de la enfermedad crónica, han reducido la actividad física, entrando en un círculo de deterioro psicofísico al que se asocia frecuentemente la depresión. En este sentido, si bien el reemplazo de la función renal mediante la diálisis controla los aspectos clínicos de la enfermedad, el resto de los problemas descritos sigue existiendo. La tendencia a incorporar rutinas de gimnasia como parte de las sesiones de diálisis es, actualmente, una realidad en diversos países del mundo. No obstante, en la mayoría de ellos, no cuenta con aportes económicos suficientes que permitan generalizarse y aplicarla en todos los casos.
Estos son solo una parte de los argumentos que justifican la actividad física intradiálisis.
La problemáticas comunitarias que se buscan atender son, por un lado, la baja calidad de vida y autonomía (biopsicosocial) que revisten las personas en tratamiento de hemodiálisis, y por otro, la falta de información sobre atención primaria nefrológica, hemodiálisis y trasplante de órganos que existe en las localidades de Azul y Olavarría.
En la actualidad, ni la ciudad de Azul, ni la de Olavarría poseen un programa de actividad física intradiálisis. Las personas que dializan en las dos ciudades llegan a un total aproximado de 290 sumando las dos. A este diagnóstico se le debe agregar que es inexistente cualquier propuesta que tenga intenciones de acercar a este público a actividades sociales por fuera del tratamiento.
En el plano de prevención, tanto las políticas estatales como provinciales y locales tienen una marcada ausencia en lo que respecta a atención primaria de la salud, especialmente en materia de salud renal.
Los destinatarios directos del proyecto son aquellas personas que viven con insuficiencia renal crónica terminal y deben realizar el tratamiento de hemodiálisis para vivir en el Centro Nefrológico Azul S. A.
Toda la Población
160
Buenos Aires
Azul
Urbano
Mejorar la calidad de vida de las personas en tratamiento de hemodiálisis por medio de actividades físico-sociales intra y extra diálisis.
12 meses
30,150.00